La firma del convenio entre Andorra y España era del todo necesaria para oficializar las relaciones empresariales entre los dos países. Este proceso, que también está firmado con Francia, facilitará y dotará de una mayor seguridad jurídica en las relaciones económicas entre Andorra y España con sus ciudadanos, empresas e inversores y evidentemente, reforzará los lazos económicos y de intercambio de información fiscal.

Por otro lado, la ley de apertura económica homologada por la OCDE abre oportunidades económicas y comerciales de Andorra en el mundo. Andorra está también sufriendo (y muy fuerte) esta crisis y esto también ha hecho que los empresarios andorranos tomen consciencia de que es mejor que no estén solos.

De hecho, todos los cambios de los últimos tiempos en el Principado comienzan en marzo de 2009 cuando el primer ministro francés, Nicolas Sarkozy, amenaza con renunciar a su título de Copríncipe de Andorra si el G20 no adoptaba medidas para acabar con los paraísos fiscales. Este hecho llevó a Andorra a eliminar el secreto bancario. Así España dejó de considerar Andorra como paraíso fiscal en 2011 gracias a un  convenio de intercambio de información que obliga al Principado a dar datos de sus clientes en procedimientos penales y tributarios abiertos en España. En 2012 se implanta el impuesto sobre sociedades. En 2013 el IGI (el equivalente a nuestro IVA) y a partir de este 2015 se crea el IRPF, lo que hace que Andorra dé por cerrado su marco fiscal desde su punto de vista de alcanzar una homologación con los estándares de los países de su entorno, es decir, con los requisitos de fija la OCDE.

¿Cuáles son las ventajas fiscales que puede encontrar una empresa en Andorra?

A la baja imposición indirecta (IGI general del 4,5%) se añade una fiscalidad directa muy competitiva, donde los puntos clave son los siguientes:

  • Las sociedades en Andorra tributan a un tipo nominal del 10% sobre los beneficios empresariales, con reducciones sobre determinadas actividades que les permite tributar a un tipo efectivo del 2%.
  • Existen, además, deducciones y bonificaciones en sociedades sobre la creación de trabajo, inversión en inmovilizado y otros factores.
  • Existencia de instrumentos de gestión de patrimonio como las SICAV que permiten tributar a un tipo efectivo entre 0,5% y 1% en sociedades.

 ¿Cuáles son las ventajas fiscales para personas físicas?

  • Tributación del IRPF a un tipo fijo nominal del 10%, con exención de los primeros 24.000€ para rentas del trabajo y de 3.000€ para las rentas mobiliarias. De 24.001€ a 40.000€, al 5%, y a partir de 40.001€, al 10%.
  • Los dividendos recibidos de sociedades andorranas están totalmente exentos de tributar.
  • Inexistencia de imposición sobre el Patrimonio y sobre las Donaciones y Sucesiones.