El nivel de presión fiscal para los expatriados con residencia activa e ingresos esencialmente laborales es del 0% para rentas de hasta 24.000€.

El marco fiscal andorrano

Andorra se ha posicionado estratégicamente como una de las jurisdicciones más competitivas para los individuos que buscan un lugar desde donde gestionar sus intereses patrimoniales y empresariales en las condiciones más óptimas.

La aprobación del IRPF es un paso definitivo hacia la generalización de la fiscalidad directa en Andorra y una apuesta decidida para generar un clima de confianza internacional favorable a la oferta de Andorra como ubicación estratégica. También ha sido clave para la negociación de convenios para evitar la doble imposición: Francia ha iniciado el proceso final de ratificación parlamentaria, se ha firmado con Luxemburgo y se ha avanzado significativamente con España y Portugal.

Paralelamente, a pesar del cambio de estructura económica del país, las inversiones exteriores han incrementado significativamente, hasta llegar a 883 autorizaciones aprobadas equivalentes a una inversión prevista de más de 64 millones de euros y que han dado lugar a 733 constituciones/adquisiciones y a 322 comercios nuevos.

Expatriación fiscal y física de potenciales individuales

Según observadores internacionales Andorra se sitúa ya en el segundo lugar del mundo entre las jurisdicciones más atractivas para instalarse en las condiciones fiscales más óptimas.

En este estudio de valoran la calidad de vida, la seguridad jurídica y física, la política de atracción de nuevos inversores en el ámbito gubernamental y la agilidad administrativa, la situación geográfica estratégica y la accesibilidad a centros de interés de primer nivel y la presión fiscal sobre los residentes del país.

Presión fiscal

La presión fiscal para los expatriados con residencia activa e ingresos esencialmente laborales es del 0% para rentas de hasta 24.000€ anuales, del 5% para las comprendidas entre 24.000€ y 40.000€ y del 10% para rentas superiores a 40.000€.

Los residentes sin actividad lucrativa y que viven del wealth management tienen una fiscalidad de entre el 0% y el 10% (primeros 3.000 exentos) según se utilicen o no vehículos financieros de inversión colectiva como las SICAV andorranas, que pueden reducir la fiscalidad a cero. La distribución de dividendos de las sociedades andorranas a sus socios o accionistas está exenta.

High net Worth Individuals

Es lógico pues, que la jurisdicción andorrana aspire a ser la preferida para los High net Worth Individuals procedentes de los sitios más diversos del mundo, que buscan un territorio estratégicamente ubicado en Europa con garantías a todos los niveles y donde vivir comporte todo un seguido de ventajas comparativas sin competencia.