El ministro portavoz en funciones, Jordi Cinca anunció ayer que la Asamblea francesa aprobará el próximo 5 de marzo el Convenio de No Doble Imposición, CDI. Será esta la tercera ocasión que  el texto pasa por la Asamblea, después de que en las dos ocasiones anteriores fuera rechazado por el Senado.

Cinca salió ayer al paso de las especulaciones de estos últimos días sobre el riesgo de que el documento no saliera adelante si no contaba con el visto bueno de la Cámara alta del país galo. Así, en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, el portavoz gubernamental explicó de forma pedagógica que el sistema parlamentario francés establece que este tipo de tratado tiene que pasar primero por la aprobación de las dos cámaras y, si esto no se produce, en una tercera ronda solamente necesita ser ratificado por la Asamblea. Cinca insistió que el hecho de que el CDI se haya echado atrás en dos ocasiones por parte el Senado francés, “es una cuestión muy interna” y que el gobierno de Andorra “no somos quién para valorar las dinámicas políticas de un estado vecino”.

En este sentido, el Gobierno aseguró que el voto negativo de la formación conservadora de la UMP “en ningún caso ponía en cuestión a Andorra” y, que la discusión fue por la cláusula que incluye el CDI por si Francia aprobara algún día una ley que exija “a sus nacionales tributar en su país de origen independientemente de donde residan, tal y como hacen en los Estados Unidos de América, por ejemplo”.

El Gobierno celebró, además, los “discursos halagadores” de los diputados franceses según los ha cualificado Cinca, hacia Andorra, ya que desvincularon el proceso de ratificación del CDI en Francia con ningún problema relacionado con el Principado de Andorra.

El ministro portavoz también se felicitó por la firma de los CDI con Francia y España porque son “los dos grandes países vecinos de referencia de la Unión Europea y, de  ahí, su importancia”