El pasado noviembre de 2015, el Gobierno de Andorra dio a conocer el calendario para los próximos meses de la tramitación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Le informamos de lo que debe hacer.

¿Qué es el IRPF?

Es un impuesto directo que grava las rentas obtenidas por las personas físicas residentes en Andorra, con independencia de donde sean producidas; es decir, aunque se obtengan en el extranjero.

¿Qué rentas grava el impuesto?

Base general

  • Los salarios (rentas del trabajo)
  • Alquileres (rentas del capital inmobiliario)
  • Empresarios “autónomos”, antiguo IAE. (rentas de actividades económicas)

 

Base ahorro

  • Intereses y otros rendimientos financieros (rendimientos del capital mobiliario)
  • Ganancias y pérdidas de capital

¿Debo hacer la declaración de la renta?

La deben hacer las personas con rentas de trabajo superiores a los 24.000€

No tienen la obligación de presentar la declaración del IRPF:

 

  • Las personas físicas que únicamente obtengan rentas del trabajo o rentas del capital mobiliario que hayan estado sometidas a retención, o bien rentas exentas.
  • Si las rentas del capital inmobiliario (alquileres), conjuntamente con las rentas del trabajo, son de un importe íntegro inferior a 24.000€.

¿Qué debo hacer si estoy obligado a presenta la declaración de la renta?

Antes del 31 de diciembre del 2015, debías cumplimentar (no era obligatorio) el formulario 315 en la web www.impostos.ad o presencialmente en el Departamento de Tributos y Fronteras. Si no lo has hecho, durante este mes de marzo recibirás la propuesta de regularización de las rentas de trabajo.

En este formulario se debía hacer constar información como la situación personal del obligado tributario (si está casado, si tiene hijos o personas a cargo); así como su situación económica, es decir, si ha hecho aportaciones por la compra de una vivienda; si ha hecho aportaciones a un plan de pensiones y si tiene declaraciones compensatorias, es decir, si pasa pensiones a las ex parejas o a sus hijos.

¿Qué se debe hacer cuando reciba la propuesta de regularización?

En el caso que la propuesta de regularización sea negativa, “la ley prevé que haya una prioridad” a la hora de recibir el importe, en detrimento de las personas que sí hayan presentado la declaración a posteriori, durante la campaña del IRPF.

La declaración de la renta como tal solamente se deberá hacer si no está de acuerdo con lo que consta en la propuesta de regularización.

En ambas situaciones, tanto si se acepta esta propuesta como si se presenta una declaración alternativa, se deberá comunicar al Departamento de Tributos y de Fronteras antes del 30 de septiembre del 2016.

 

¿Qué % tendré que pagar?

Para las rentas de la base general:

  • Para las rentas netas comprimidas entre 24.001 y 40.000 euros el tipo equivalente es del 5% (se aplica una bonificación del 50% sobre el 10% del tipo general)
  • Para rentas netas superiores a 40.000 euros el tipo es del 10%

Para las rentas de la base de ahorro, los primeros 3.000 euros no tributan y se aplica el tipo del 10%.

 

¿Qué gastos y reducciones me puedo aplicar?

Son gastos deducibles de las rentas del trabajo:

  • La cotización a la CASS
  • Un 3% de gastos generales por determinados rendimientos íntegros

Además, de la base de tributación se puede deducir también:

  • Reducciones de la base general

Según determinadas circunstancias personales y familiares:

  • Mínimo exento de 24.000 euros, que se puede incrementar hasta 40.000 euros si el cónyuge no percibe rentas
  • Reducción por cargas familiares: 750 euros anuales por ascendiente o descendiente a cargo (multiplicado por 1,5 en caso de discapacidad)
  • Reducción por inversión en vivienda habitual. Máximo 1.000 euros anuales
  • Reducciones por aportaciones a planes de pensiones y otros instrumentos de previsión social, por pensiones compensatorias satisfechas a favor del cónyuge y anualidades por alimentos.

Reducción de la base del ahorro:

  • Se reduce en 3.000 euros en concepto de mínimo exento.

¿Qué son las retenciones a cuenta del impuesto?

Los pagadores de rentas del trabajo (las empresas) y de rendimientos de capital mobiliario (las entidades financieras) tienen la obligación de practicar la correspondiente retención a cuenta del impuesto, en su caso, e ingresarla al ministerio encargado de las finanzas.

El Departamento de Tributos y de Fronteras determina el porcentaje de retención que corresponde a las rentas del trabajo que cotizan a la CASS. Este porcentaje se computa teniendo en cuenta las reducciones y bonificaciones a las que tiene derecho el obligado tributario. Por este motivo, tanto el pagador de las rentas como el obligado tributario deben comunicar a la Administración tributaria los datos relevantes a este efecto, si bien el contribuyente no tiene la obligación de comunicar sus datos personales ni económicos siempre que sus rentas netas del trabajo sean inferiores a 24.000 euros.

Si sus rendimientos de capital mobiliario son inferiores a 3.000 euros, a fin de disfrutar del mínimo exento de la renta del ahorro, tiene la posibilidad de solicitar a su banco que no le practique retención sobre los intereses.